martes, 3 de diciembre de 2013

Del mayo del 68 al 84 de Orwell

Del "prohibido prohibir" de 68 al "prohibido por tu bien" del 2013

Del espíritu libre acuariano, al gran hermano de Orwell versión Tele 5.

Ahora no se nos prohíbe y controla por el bien de la patria o una religión, ahora es "por nuestro bien" 

El otro día fui a una ferretería a comprar una bombilla, enseñe al vendedor la bombilla fundida, me sentí como en la película de la invasión de los ultra cuerpos, llevaba encima una bombilla prohibida a demás de fundida, por un momento me vi responsable del agujero de la capa de ozono, del cambio climático y lo peor... de la subida del recibo de la luz. Me fui con el mensaje de que las prohibiciones llegan a las ferreterías.
Que la bombilla que has utilizado siempre puede cambiar tu vida, pasar de consumidor a delincuente.

Cuando el "por nuestro bien" viene del departamento de salud el panorama es desolador, te prohíben la comida y generalmente la que más nos gusta. Me veo venir que con los recortes en Sanidad un buen día nos encontremos con que no nos tratan un cáncer de pulmón por que ya nos avisaron de que si fumamos corremos un riesgo y en consecuencia el seguro no nos cubre esa enfermedad que nos hemos buscado.

Personalmente no me preocupa que con Google u otra tecnología se sepa sobre mi, como la experiencia nos indica, al final todo se sabe, que se lo digan a los centenares de políticos y banqueros imputados actualmente en España, lo que preocupa es el uso que se da a las cosas, el morbo de la gente que quiere carnaza para poder auto convencerse que su vida es mejor que la del otro. O los gobiernos en su afán recaudatorio y en el caso de los gobiernos inseguros por su afán controlador y de caza de brujas, (periodistas y libre pensadores).

En el área de tráfico por la preocupación de los accidentes está dando una excusa perfecta para que por "nuestro bien" cada día inventen una multa o suban el importe de las existentes, ahora los controles de tráfico ya no son para pillar terroristas, son para recaudaciones extras al ciudadano, ves un control y te ves cómo si cruzaras un control en el Berlín de los 50, a ciencia cierta sabes que te pueden multar por cosas que nunca te imaginaste pudieran ser delito. (por nuestro bien). Si aparcas en doble fila para comprar en un comercio te arriesgas a multas de 360€ y luego te preguntas por que cierra el pequeño comercio de las ciudades y sin el pequeño comercio la ciudad se convierte en colmena dormitorio.

La cuestión es que acabamos creyendo que tanta normativa, control y multas es por nuestro bien.

JEH

No hay comentarios:

Publicar un comentario