jueves, 26 de diciembre de 2013

Recuperar Valor y Valores

Si algo nos ha traído esta crisis es una pérdida de valor y de valores, pero sobretodo una pérdida de confianza.

Antes de que las cosas perdieran su valor económico, se perdieron valores. Se perdió la honestidad y la honradez, incluso éstas palabras parecían pérdidas en el diccionario de lenguas muertas.

Pero lo peor es que perdimos la confianza, confiar en los demás se nos hace cuesta arriba en un ambiente de "sálvese quien pueda", en una estampida a ninguna parte donde intentas no tropezar, porque si caes dejas de existir pisoteado por la avalancha.

A estas alturas ya sabemos que "si no estás visible a la altura de los ojos de los demás no existes", podrás ser un vago recuerdo, un dato en un mar de datos que se solapan, si caes; ya no existes... Si dejas de ser útil a corto plazo; ya no existes.

El "todo vale" se instauró como modelo, como estandarte y como religión.
El "coge el dinero y corre" pasó al "coge lo que te apetezca de lo que veas, sólo por desearlo es tuyo, té lo mereces".

El banquero perdió nuestro dinero, el político gestionaba lo público como si fuera suyo, el policía nos atraca escudándose en normativas absurdas.
El compañero te vende mientras te da un beso, o te niega tres veces.
Entre unos y otros nos hicieron perder la confianza.

Pero si queremos un futuro para la humanidad, necesitamos creer en ella.
Lo queramos o no, vamos en un barco con siete mil millones de personas, la mayoría de ellas viviendo en la pobreza, y ahora Europa se suma a las estadísticas de las personas con dificultades para cubrir sus necesidades de comer y tener derechos.

Si alguna vez Europa se creyó a salvo de perder potencial económico y en consecuencia perder derechos y libertades, una vez más la realidad nos enseña que no hay nada seguro.

Confiemos que está lección que Europa está viviendo le permita comprender y ayudar mejor otras regiones que apenas han tenido ocasión de saber, ni intuir el llamado Estado del Bienestar que Europa fue capaz de construir y disfrutar.

Recuperemos la confianza en el ser humano y en nosotros mismos, recuperemos la capacidad de relacionarnos con los demás con respeto y reciprocidad, dejemos atrás el usar a la gente, el usar y desechar cómo forma de relacionarnos nos ha llevado a donde estamos, empecemos el año respetandonos y respetando.

José E Hueso

No hay comentarios:

Publicar un comentario